La reflexología podal es una terapia que se basa en el principio de que todos los órganos y partes del cuerpo, se encuentran reflejadas en los pies.Mediante la estimulación de los puntos específicos de cada órgano, o zona, se puede conseguir la recuperación y equilibrio de estos. La reflexología podal, nos permite recuperar el equilibrio no sólo físico, sino también emocional y energético..

Los “síntomas” son avisos que nuestro cuerpo envía ante una situación anómala, no te alarmes por ello, escúchalos y atiéndelos, aprenderás mucho de ti mismo.
No pretende sustituir a la medicina convencional. Es un complemento ideal para acelerar cualquier otro tipo de tratamiento

¿Qué efectos produce?

Estimula las defensas del organismo. Previene de enfermedades, y ayuda a recuperarse de las existentes.

Regula las funciones orgánicas, glandulares y hormonales. Ayuda a dormir mejor, regula el intestino, etc.

Equilibra y estimula la energía vital. Libera bloqueos existentes, y permite fluir mejor en la vida diaria.

Mejora la circulación sanguínea y linfática, a nivel local y general, lo que activa la eliminación de toxinas.

Produce relajación y bienestar, que nos puede permitir ver la vida desde otro punto de vista, y ayudarnos a reducir estrés, tensiones, ansiedad y depresión.

Alivia el dolor.